Arq. Alberto Obregón Sáenz

Con base en su experiencia, ¿Cuáles son los retos más importantes para la industria azucarera en México?

En una industria con una vida tan vasta y con actividades tan diversas, existen muchos retos, algunos de ellos de mucho peso y otros no tanto.

Uno de los retos que más me preocupa, es el ataque sistemático que el Sector Salud hace en contra del consumo de azúcar de caña, situación que debemos de revertir.

Considero que es labor primordial de los actores de nuestra industria, hacer todo lo necesario para informar correctamente a las autoridades y al público de los beneficios que el consumo de azúcar aporta a nuestra vida diaria. No dejemos que se desprestigie el consumo de azúcar de caña. El futuro de nuestra industria, depende del consumidor.

El reto que considero más importante para la Industria Azucarera, y que quizás englobe a la mayoría, es su Modernización.

Entendiendo por modernización, a todos aquellos aspectos que hoy en día se deben considerar como obligados para cumplir con un ciclo de producción “Sustentable” y “Productivo”, y qué a su vez, sea eficiente, diversificado y con un decidido desarrollo tecnológico e innovación.

La Fábrica deberá de actualizarse y mejorar todos los procesos que generan contaminación y que son agresivos al medio ambiente. La ya inaplazable instalación de calderas bagaceras modernas, de alta eficiencia, que traen consigo múltiples beneficios tanto ambientales como productivos y que son el punto de partida para la cogeneración eléctrica.

Automatización inteligente de procesos. Uso obligado de materiales biodegradables, no contaminantes.

Deberá reforzar el manejo cotidiano de los residuos y de su mejor disposición. Evitar el uso desmedido y contaminación del agua; la generación de contaminantes sólidos que van a los suelos y a la atmósfera.

La producción de azúcar por tonelada de caña molida deberá mejorar logrando una mayor competitividad a nivel nacional e internacional.

En el Campo es prioritario mejorar las condiciones laborales, debemos hacer un cambio trascendente en beneficio de nuestros “Cortadores”.

Una mayor producción de toneladas de caña por hectárea y mejorar la calidad y la cosecha. La fertilización, las labores y los sistemas de riego se deben renovar. El transporte de la caña deberá considerar nuevos sistemas de acarreo, más eficientes y menos contaminantes.

La modernización del Contrato Ley y de la fórmula de pago KARBE, temas que hemos platicado por mucho tiempo y que no se ha dado.

El uso de AI (Inteligencia Artificial) en los procesos es ya una realidad. Adoptar la Agricultura de Precisión y otros avances tecnológicos que nos permitan el mejor manejo de los predios con mejores rendimientos.

¿Qué estrategias deben implementar industriales, técnicos y productores para hacer más rentable y sustentable la industria azucarera?

La capacitación y la reducción de costos.

La capacitación es, sin duda, la mejor inversión que podemos hacer en nuestros ingenios. Contribuye al desarrollo personal y profesional de los individuos. Genera el cambio para que nuestro personal tenga mejor visión de las ventajas y beneficios. Permite a la empresa generar innovación, organizaciones y estrategias más competitivas, responsabilidad social.

Todos los que intervenimos en la producción de azúcar, debemos de capacitarnos y profesionalizar las actividades que desarrollamos, tanto en Campo, como en Fábrica y Administración. Implantar el proceso de Cadena de valor.

A mayor conocimiento y preparación, mejores resultados. Considero que la capacitación activa de nuestro capital humano, es la clave para tener una industria competitiva a nivel mundial.

ATAM es la entidad indicada para realizar todos estos programas de capacitación.

Reducir los costos de producción hasta lograr competitividad mundial, a través de mejores prácticas, innovación, renovación de procesos y personal capacitado.

Desde su experiencia como miembro de la ATAM, ¿Cuáles son las perspectivas para la industria de los endulzantes y edulcorantes ante la demanda de bebidas y alimentos más saludables?

Se han creado muchos intereses alrededor de los endulzantes y edulcorantes.

Hay una batalla campal de todos los productores tanto de endulzantes naturales como artificiales. Cada productor venera su producto y sataniza a los demás.

Lo cierto es, que el azúcar (sacarosa) es un producto natural y que su principal función, es proporcionar la energía que nuestro organismo necesita, principalmente el cerebro y los músculos, principales consumidores de glucosa.

Si bien el consumo ha bajado, también la preferencia por un producto natural está aumentando. El consumo de azúcar de caña seguirá siendo de la preferencia del consumidor.

Desde su perspectiva, ¿Cómo se ha desarrollado el crecimiento de ATAM a través de los años?

Se ha logrado un crecimiento continuo en los últimos 20 años, recuerdo las primeras Expos a las que asistí, eran unos cuantos stands de proveedores y algunas conferencias y platicas técnicas. La asistencia de técnicos era mínima.

Poco a poco se fue profesionalizando y creciendo, cada año más stands, pláticas y conferencias. La asistencia de técnicos, de personas de instituciones afines, personal de entidades gubernamentales, técnicos de otros países fueron en aumento.

Hoy tenemos la Expo, las mesas regionales y algunos otros eventos apoyados fuertemente por nuestros proveedores. Los ingenios amablemente nos reciben en sus instalaciones para las mesas regionales.

¿Qué anécdota recuerda especialmente de su trayectoria en ATAM?

Hace muchos años, fuimos a un evento de la Cámara Azucarera en Guadalajara, y había en un salón contiguo al evento una exposición de proveedores, unos cuantos y pregunte de que era esa expo y me comentaron es de la ATAM. Me acuerdo muy bien, porque tembló y nos salimos del hotel.

Años más tarde, estando en la oficina con Agustín Sáenz y Sergio Villa Godoy, me invita Sergio a participar en la ATAM e inmediatamente vino a mi memoria aquel evento en Guadalajara y pensé ufff ahora que le digo, no tenía ningún interés en participar.

Hoy tengo muchos años de formar parte de la ATAM y estoy muy agradecido y orgulloso de ello, sin duda tome una buena decisión.

¿Cuál es su sentimiento al dejar ATAM?

Fui presidente de ATAM hace ya un poco más de 9 años, pero no he dejado de participar en ella. Disfruto mucho de los eventos y de la convivencia con nuestros proveedores que hacen posible la EXPOATAM y con nuestros técnicos azucareros, quienes me han enseñado el quehacer del AZÚCAR.

Me llevo un gran aprendizaje, una gran amistad con los consejeros, con la gerencia y personal de la Asociación. Seguiré participando y aportando, soy de linaje azucarero. Es para mí un placer.